Lo antiguo y
siempre nuevo

Login Form

El «Voluntariado» en el Eremitorio

 

“Bienaventurado el hombre que ofrece apoyo a su prójimo en su fragilidad”

 

(Admonición XVIII, san FranciscoFF: 167,1)

 

Con el término «Voluntariado» queremos especificar que aquí, en el Eremitorio, tiene una connotación particular. Normalmente, el voluntariado clásico se entiende como una tarea determinada de favor o de servicio a cambio de alojamiento. Pero aquí no es así.

 

Aquí se vive en dos modalidades:

 

  1. A)Acogida de voluntarios que se quedan por un breve período de tiempo para desarrollar trabajos específicos como la poda de los olivos, agrónomos que nos ayudan en el mantenimiento del jardín, otros oficios... según las necesidades que vivimos.

 

  1. B)Acogemos «voluntarios»... que en realidad nos gusta llamar «Amigos de Getsemaní», porque eligen vivir junto a nosotros la espiritualidad del Lugar, viviendo en la oración, el silencio y el trabajo según nuestra propuesta de vida.

 

La posibilidad de quedarse durante un período más prolongado y compartir nuestra vida requiere del conocimiento recíproco que se adquiere a través de pasos pequeños y graduales, como sucede en toda relación, siendo además afectivamente necesario.

 

El Señor te bendiga