Lo antiguo y
siempre nuevo

Login Form

Espiritualidad

 

 

«Quisiera recorrer los caminos del mundo llorando la Pasión de mi Señor»

(san Francisco de Asís, FF: 1413; 1608)

 

La vida y el estilo que los hermanos menores proponen en el Eremitorio se centran en la Oración, la Adoración, la escucha de la Palabra de Dios, la Lectio Divina y la Liturgia. En este Huerto místico, al que Dios volvió para caminar con el hombre, en el respecto de las distintas sensibilidades y exigencias, se propone preferentemente la oración personal y se pide a los huéspedes que compartan algunos momentos de oración y el servicio comunitario que el Jardín requiere. Para quien lo desee, existe la posibilidad del acompañamiento espiritual y la relación fraterna.

 

Desde este Lugar santo, contemplando la misma luna que atrajo la mirada de los amantes, de los patriarcas y de los profetas, pequeños y grandes, con son Francisco tenemos una pequeña luz de nuestro estar AQUÍ. Él tenía un vínculo especial con la Pasión del Señor; le gustaba decir: «Quisiera recorrer los caminos del mundo llorando la Pasión de mi Señor»

 

AQUÍ, en Getsemaní, vemos que el mundo se concentra en el Lugar de la Pasión del Señor... y nosotros podemos ser simplemente pequeños mediadores para que el amor del Señor, que Él testimonió con la entrega de su vida, pueda «suceder» todavía hoy y pueda convertirse en alimento, custodia y consuelo para toda persona que llegue a este Lugar especialmente amado por Jesús.