Lo antiguo y
siempre nuevo

Login Form

Testimonios

 

 “Altísimo, omnipotente, buen Señor,

Tuyas son la alabranza, la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, Altísimo, corresponden,

y ningún hombre es digno de hacer de ti mención

                                                                                                                                          (San Francisco de Asís, del Cántico del hermano Sol)

 

La fe crece con quien la expresa... Incluimos en esta página algunos testimonios de peregrinos que han vivido su experiencia de oración en Getsemaní:

 

  • “En este Jardín he encontrado al Señor Jesús y me ha hablado…”

                                                           (Una peregrina)

 

  • “Viniendo a este Lugar amado por nuestro Señor Jesús, he respirado su humanidad...”

                                                              (Pietro de Vicenza)

 

 

  • “Aquí he experimentado que Jesús, el Viviente, continúa caminando con nosotros, a nuestro lado”

                                                           (Julianne)

 

 

  • “Queridos… Gracias una vez más por todo, la experiencia con vosotros ha sido muy profunda con la Palabra compartida en la Lectio cotidiana y una oración realmente enriquecedora”

                                                           (Paolo de Módena)

 

 

  • “Mi estancia en Jerusalén es todavía para mí una interrogación. He reencontrado a Cristo a un nivel más consciente después de tantos años. Me siento a rezar, a visualizar a Jesús, a tener la certeza que está y que me ama, pero nada más, o quizá para mí ya es demasiado”

                                                           (Luisa)

 

 

  • “Conoceros para mí ha sido importantísimo, me ha ayudado a entender lo que es la verdadera acogida y Su amor. Pensando en vosotros, hijos de san Francisco que estáis llamados a comunicar esto, a mí me parece que es transmitir a Cristo, el verdadero mensaje que da una vida no sensitiva. Para mí ha sido como una primera vez, no sabría explicaros, el Cristianismo como esperaba que fuese”

                                                              (Una peregrina)

 

 

  • “No hay Getsemaní en el mundo que no se encuentre en el Getsemaní de nuestro Señor Jesucristo”

 

                                                             (p. Giacomo)

 

 

  • “En mi vida como voluntaria no había recogido nunca aceitunas y hacerlo en Jerusalén, en el Huerto santo, ha sido un privilegio, una gracia inesperada. Gracias de corazón por haberme acogido, gracias por vuestras palabras de consuelo”

                                                                (Rita)